Run honey

16:00:00

Salió corriendo, ahogada por el dolor y la rabia que la deshacía por dentro. No quería llegar a casa, así que a pesar de la lluvia, la pasó de largo hasta llegar al mirador, vacío. Entre la lluvia y la hora era normal. Se secó las lágrimas y observó la ciudad mientras sacaba a tientas un cigarro del bolso y se lo encendía. 


Quedaban lejos ya los días en los que se reía por cualquier cosa y bailaba por las calles de una ciudad llena de turistas. El corazón le iba a mil por hora y su respiración se aceleraba pese haber dejado de correr, un futuro incierto se le venía encima, el descontrol se había apoderado de su vida. Pero sonrió, tal vez la locura empezaba a aparecer.


Se acabó el cigarro admirando la ciudad correr, la lluvia seguía cayendo, sin embargo volvió a casa caminando tranquila, sabiendo que hubiera pasado lo que hubiera pasado, sobreviviría como lo ha hecho siempre. Se levantaría y probablemente se volvería a caer, pero no podía evitarlo de forma alguna. Cuando llegó se cambió, sacó una botella de whisky... Al fin y al cabo era viernes.



You Might Also Like

0 Comentarios: