Nuestros incendios de nieve

19:00:00

Después del otoño llegó el invierno, arrasando con toda vida a su paso, llenando de nieve cualquier resquicio de color. Pero en lugar de frenar los volcanes en erupción, los incendió apagando pasiones, encendiendo amargura y tú y yo que escribimos mil historias en las estrellas, ahora nos empeñamos en quemarlas y no dejar ni un indicio de su existencia. Las caricias en la piel se convirtieron en heridas, los abrazos cálidos se volvieron fríos y donde antes los besos alimentaban ahora se mueren de hambre. La música se hizo silencio, los dúos sonaron solos y las palabras solo se oían en el campo de batalla, ametrallando en el dolor.





Nos limitamos a callar, todo el tiempo, pero cuando uno abre la boca el otro ataca, sin miedo, tal vez hasta sin motivo, pero lo hacemos sin pensar en lo que vendrá después: el silencio aterrador, la distancia, el dolor. Perdimos hace tiempo, sin embargo ninguno se rinde, resistimos ante el abismo que nos absorbe sin remedio alguno. Tal vez alguien nos encuentre perdidos y nos recoja, nos devuelva la calma y cure nuestras heridas acabando con nuestro particular y eterno invierno. Tal vez no. Puede que hasta consigamos hacerlo nosotros solos, juntos de nuevo y confiando el uno en el otro, pero lo dudo. Llegados a este punto, lo menos doloroso será dejar que las llamas se apaguen y volar.


You Might Also Like

0 Comentarios: