Me mordí el labio

1:57:00


La primera vez que me miraste se me erizó la piel y me dio un vuelco el corazón, empezaron a temblarme las piernas y el estómago se me cerró. Parpadeé un instante y empezaste a caminar hacia mí, como un pez en el agua, esbelto y elegante, con tus ojos clavados en los míos.




Desde aquel instante supe que me traerías problemas, que me enamoraría de ti y de tus largas piernas, de tu sonrisa torcida y tu manera de andar. Supe que te querría más que a nada en el mundo, pero no me importó. A partir de aquel momento ya no podría separarme de ti y querría poseerte todas las noches de mi vida, desnudarte paso a paso y descubrir cada centímetro de tu piel, hacerlos míos y regalarme a ti, saber que soy tuya y tu mío.




You Might Also Like

0 Comentarios: