Gracias Stephenie Meyer

20:37:00

Y serán cosas de la edad, pero duele acabar una saga de 4 libros completamente adolescente llena de fans y a la vez detractores, de hecho, creo que tiene más detractores que fans, o si mi teoría no falla, más de la mitad de los detractores son fans de esos que leen los libros y ven las películas de incógnito o dicen que lo hacen para reírse de ellas.

Hasta hace apenas un par de meses, era una indecente fan de la saga crepúsculo, solo había visto las películas cual una vulgar adolescente--cosa que soy-- pero una tarde, estando entre apuntes y mi estrés embotellado, decidí que necesitaba relajarme un rato. Soy muy fan(Sí, estoy usando mucho la palabra fan) de casi todo tipo de series, pero no quería embarcarme en ninguna más y llevaba todas las series al día, así que en un intento de redención a mi alma de persona que lee menos que una choni del cocoa[1] pero le gusta escribir, decidí elegir uno de los pocos libros de mi estantería. "Amanecer" parecía una buena opción, me acababa de tragar las cinco películas enteras y la verdad es que siempre había tenido clavada la espina de no haberme leído los libros, así que me tiré a la piscina y en vez de empezar por el primero, empecé por el último.
Ayer acabé el último que me quedaba, Eclipse, y al hacerlo me sentí vacía, triste y melancólica, ya no había más, ese era el final de Edward y Bella, de los Cullen y los Quileute, de la pequeña Reneesme y su extraño futuro...me sentí hueca, como si me hubiesen quitado algo y necesitaba llenar aquel vacío, aunque en parte me aliviaba el haber terminado, porque mi madre llevaba insistiendo con que cambiase mi tema de lectura desde el segundo libro, y ya empezaba a sentir que hacía algo prohibido.

Mi rito de lectura hasta la llegada del verano era simple, decía que me iba a dormir temprano, conectaba mi Ipod shuffle a los altavoces y elegía uno de los 5 cd's de la B.S.O. de la saga, me hacía un porro y me lo fumaba mientras devoraba las páginas del libro, cuando me entraba sueño, simplemente apagaba el Ipod, cerraba el libro y me dormía.
En un intento de llenar el hueco que habían dejado los Cullen y los Quileute--sobretodo los Cullen, sobretodo Edward y Bella-- dentro de mi, empecé a leer mi libro reserva desde mi recién mejor amigo el Sr.Kindle, "Bajo la misma estrella" no diré mucho de él porque me gustaría comentarlo a parte cuando lo termine, hecho que calculo que sucederá en 48 horas a lo sumo. Sí diré, que extrañamente, cuando empecé a leer el libro con la B.S.O. de la saga Crepúsculo, sentí que estaba engañando a los personajes de la saga e inmediatamente cambié de cd.
Tal vez a los demás les parezca una gilipollez esta historia, pero gracias a esta saga he salvado a mi alma no lectora de choni de cocoa[1], porque ahora no quiero despegarme ni un segundo de los libros y tengo una larga lista de libros que leeré más pronto que tarde. Así que supongo que tengo que darle las gracias a Stephenie Meyer por devolverme las ganas de leer y por hacer de hermana redentora con mi alma no lectora (Aquellos que hayáis leído la saga entenderéis porqué una atea usa la palabra alma).


[1]Cocoa: Discoteca de Mataró

You Might Also Like

0 Comentarios: